Stryker, una buena apuesta en la medicina deportiva

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Introducción

Stryker es una empresa norteamericana dedicada al desarrollo y producción de equipos médicos especializados nacida a mediados del siglo pasado y con una fuerte posición en uno de sus principales segmentos, la ortopedia, donde cuenta con una cuota de mercado del 22%. Además, dentro de este segmento podemos ver que, concretamente en el tratamiento de traumas y extremidades cuenta también con una cuota del 22%. Otros de los sub-segmentos de la compañía dentro de la ortopedia son los productos y soluciones para el tratamiento de problemas en rodillas y caderas. Este segmento supone el 34% de sus ventas totales, situándose como su segunda fuente de ingresos.

La principal fuente de ingresos de la compañía es la venta de suministros médicos, que supone un 45% de los ingresos totales de la compañía. Aquí también cuenta con una cuota de mercado elevada, situándose en el top 5 del mercado, donde los otros cuatro son: Zimmer, Medtronic plc., Johnson & Johnson y ConMed Linvatec, Inc. (una subsidiaria de ConMed Corporation).

Por último, la empresa también participa en otro segmento que la propia compañía ha llamado neurotecnología y problemas espinales. En este segmento también trabajan en el desarrollo de instrumentos y tecnologías médicas pero especializadas en problemas neurológicos o espinales. Este segmento supone el 21% de sus ingresos y su cuota de mercado también le sitúa como uno de los cinco primeros del sector, compitiendo con Medtronic, Johnson & Johnson, Terumo Corporation y Penumbra Corp.

A pesar de que la empresa ha hecho esta clasificación más general, también mantiene una exposición a la medicina deportiva y de manera muy notable, contando con una cuota de mercado del 11%. Este segmento es uno de los que mayores oportunidades ofrece debido a la profesionalización del deporte que no solo afectará a la demanda de este tipo de productos, sino también en la accesibilidad y disponibilidad por parte de las empresas a invertir en ellos.

Gracias al alto peso que los instrumentos médicos tienen en sus ingresos la empresa goza de una recurrencia en los ingresos. Este segmento se caracteriza por ser bienes y servicios esenciales y vitales ya que un fallo en estos puede resultar letal para el paciente. Es por eso que las empresas no suelen rotar mucho este tipo de productos en cuanto a sus distribuidores, encuentran a alguien que les de fiabilidad y se quedan con esos hasta que les de algún fallo.

De estos, el segmento que más se espera que crezca los próximos años es el de las ortopedias. En parte porque ha sido el que más ha caído y, por tanto, el que más tiene por recuperar, pero no solo por eso. El envejecimiento poblacional está provocando que cada vez más personas sufran problemas relacionados con las articulaciones simplemente por la propia edad. Por otro lado, el aumento de la práctica deportiva traerá inevitablemente un aumento en el número de lesiones y de la misma forma en el número de intervenciones por traumas.

El segmento de neurotecnología es el segundo que más va a crecer debido también a que ha sufrido una mayor caída y por la propia tendencia a tratar problemas que hasta hace poco eran intratables como lo son las lesiones cervicales.

Finalmente, el que menos crecimiento va a tener es el de instrumentos médicos, en parte por el mismo motivo por el que no van a caer mucho que explicábamos anteriormente.

Ventajas competitivas

En este sector resulta complicado tener ventajas competitivas claras más allá de la propia reputación. Esta es la que permitirá a un laboratorio atraer talento que posteriormente será el que consiga desarrollar y distribuir sus productos de la manera más óptima posible. Actualmente la empresa cuenta con diversos premios otorgados por revistas de renombre como Fortune, donde ha sido premiada como una de las mejores empresas donde trabajar del mundo y como la empresa más admirada.

Este es un buen punto a favor de la empresa de cara a atraer ese talento del que hablábamos, por lo que podemos esperar que si continúa haciendo bien su trabajo en este aspecto siga manteniendo su posición competitiva o incluso consiga mejorarla.

Quizás un punto en el que podría mejorar es en la inversión en I+D. Ni en sus informes anuales ni en su página da muchos detalles acerca de este aspecto y si nos fijamos en la partida de inversión en I+D vemos que cada año invierte entre un 6% y un 7% de los ingresos de la compañía, cifras que están en línea con la media del mercado. La empresa tiene capacidad de sobra para destinar una mayor cantidad de capital a esta partida tan importante en este sector, por lo que lo consideramos como un punto a mejorar.

Los números de la empresa

Stryker dejó de crecer en ingresos el año pasado después de más de 15 años con crecimientos positivos de entre el 3% y el 7% anual. Esto, además, lo ha hecho manteniendo unos márgenes brutos que rondaban entre el 23% y el 27%, unos márgenes EBITDA por encima del 25% y unos márgenes netos entre el 19% y el 21%.

Ha tenido que llegar una pandemia que paralice el mundo y sature los servicios sanitarios para que la empresa deje de crecer, aunque lo hará solo de manera temporal, ya que a pesar de que la caída fue del 5,58% en cuanto a ingresos, se espera que este año 2021 crezca un 31% y un 7% el año que viene.

La empresa es además una generadora de caja, teniendo una conversión de beneficio neto a free cash flow del 80%, lo cual le permite hacer reinversiones constantemente tanto en I+D como en Capex.

Respecto a la solvencia de la empresa, vemos que hace quizás un uso excesivo de la deuda, teniendo ratios de endeudamiento elevados. Concretamente, vemos como la deuda neta sobre el EBITDA está cerca de 3 veces. Por ahora, gracias a los bajos tipos de interés los intereses apenas tienen relevancia en los resultados de la empresa, teniendo un ratio EBITDA sobre intereses de 12 veces. Sin embargo, la cotización podría sufrir en un escenario de subida de tipos.

Valoración de la empresa

Actualmente la empresa cotiza a ratios algo elevados, en parte explicados por los crecimientos que se esperan en el futuro y por el buen sentimiento de mercado que está inundando los mercados.

El P/E de cara a los beneficios esperados el año que viene se sitúan en 41x, por encima tanto de su media histórica como de la media de sus competidores. Sin embargo, gracias a los crecimientos que se esperan el año que viene se espera que cotice a un P/E de 27x y para 2023 esté en 21x, ratios mucho más asumibles para este tipo de empresas.

Conclusión

Estamos ante una compañía que goza de una fuerte posición competitiva en un sector que ofrece una recurrencia en ingresos. Esto permite a la empresa reducir la volatilidad de sus resultados debido a que este segmento supone el 45% de los ingresos.

Con una reputación e imagen de marca impecable es capaz de atraer talento que le permita mantener la calidad de su negocio y, por tanto, continuar con la tendencia creciente y de amplios márgenes.

Sin embargo, la empresa tiene una cantidad considerable de deuda y es vulnerable a que los tipos puedan subir, por lo que conviene contemplar que en el escenario actual su cotización podría sufrir.

Finalmente, la empresa cuenta con unos ratios de valoración algo elevados pero respaldados por unos crecimientos y unos márgenes y retornos también elevados. Este tipo de cosas suelen permitir dar una prima a estas empresas en sus ratios de valoración. En cualquier caso, si sus estimaciones se cumplen, estaríamos comprando la empresa a un P/E de 21x a 3 años, lo cual podría ser atractivo como inversión a largo plazo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin