Nike estornuda y el sector se constipa

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ayer, al cierre del mercado americano, Nike publicó los resultados de su primer trimestre fiscal (su ciclo fiscal finaliza en mayo). Las ventas crecieron un 12% y la parte DTC (Nike Direct) lo hizo en un 25%. El margen bruto se incrementó en 170 p.b. hasta 46.5% gracias a la fuerte subida en ventas de Nike Direct, al mix de precios y al efecto favorable de los tipos de cambio. Por el contrario, restaron estos márgenes los mayores costes de producto principalmente por el incremento de los costes de flete.

La compañia, sin embargo, recortó sus previsiones para todo el año por los problemas de fabricación en Vietnam donde muchas fábricas siguen cerradas por culpa del Covid. De manera que las previsiones de crecimiento para todo el año pasan a alrededor del 5% frente a crecimientos de doble dígito estimados anteriormente.

Según afirmó el CFO de la compañía tras la presentación de resultados, estos cierres de fábricas le han supuesto una pérdida de 10 semanas de producción desde mediados de julio y no se espera volver a la normalidad hasta mediados de octubre.

Por otro lado, aunque la demanda de sus productos sigue siendo muy elevada, los tiempos de transporte marítimo se han duplicado hasta los 80 días lo que hace que no puede acumular inventario suficiente para abastecer la demanda.

Las acciones de Nike caen algo menos del 5% antes de la apertura de la bolsa americana. La noticia también arrastra a la baja al sector en Europa con Adidas dejándose un 3% y Puma algo menos del 2%, cifra similar a la que se deja el retailer británico de ropa deportiva JD Sports.

Las 4 compañías antes mencionadas forman parte de la cartera de Gesem W-Health & Sports con un peso total del 14.25%.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin